viernes, 28 de noviembre de 2014

VIAJEROS BRITÁNICOS EN LA GALICIA DE LA 2ª MITAD DEL S. XVIII.





Al puerto de la A Coruña arribaban los barcos procedentes de Gran Bretaña, en esta época. Había una especie de línea que salía del puerto de Falmouth, en el suroeste británico, hasta la ciudad herculina.







Estuve leyendo estos días un libro de Jacobo García Blanco-Cicerón, que publica la Fundación Barrié de la Maza, titulado: Viajeros angloparlantes por la Galicia de la segunda mitad del S. XVIII.  Lo encontré muy interesante y a la vez triste, al ver como aquellos viajeros” ilustres” describían la Galicia más áspera y llena de miseria  en un blanco y negro profundo. La historia también hay que conocerla y sentirla en las épocas más amargas. De ella aprendimos a ser mejores hoy en día. Dos de estos viajeros estuvieron en TUI, y a estos me voy a referir.


Estamos en 1757. En España reina  Fernando VI, El Prudente, o el Justo, desde 1746 hasta 1759, era el cuarto hijo de Felipe V.



JAMES BRUCE de KINNAIRD

  

Viajero incansable, es recordado en la historia por haber estado durante doce años buscando el nacimiento del Nilo Azul. Hereda un año antes, el título nobiliario de su padre:  de Kinnaird.
Dedicado  al negocio de importación vinos, se dirige a Oporto y de allí a Lisboa, pasa por Elvas a España para ir a Toledo.





En su diario de viaje de Coruña a Toledo, escribe:
Hoy, julio 10, zarpamos de Falmouth con destino a Coruña (Galicia)” Durante la singladura como le atacó un barco francés ( estaba Inglaterra en guerra con Francia) a pocas millas de cabo Prior y otro barco pirata camuflado compatriota suyo, que estaba al acecho, vino en su ayuda y le escoltó hasta el puerto de Ferrol, en donde pernoctaron.

 Ferrol, el Arsenal.


Aquí en Ferrol, alquilaron mulas y caballos para proseguir el camino a Oporto  por tierra.
A la mañana del día 17, llegan a Santiago.




Dice en el diario: Estuvimos en una posada muy buena, por la tarde fuimos a ver la famosa iglesia de St.Yago de Compostela. 



El exterior es bastante elegante, especialmente el frente que consiste en dos largas agujas muy altas de arquitectura gótica…..




No sé de dónde sacó lo de arquitectura gótica,( sabrá mucho de vinos, pero de arte arquitectónico…) La fachada occidental o del Obradoiro, empezada en 1738-1750 es de Fernando Casas y Novoa. Derriba la anterior fachada




Y construye la actual barroca (Barroco gallego)  con el fin de cubrir y preservar el Pórtico de la Gloria) Con anterioridad en el S. XVII, Ginés Martín, construye la escalera renacentista que da acceso a la catedral.



Prosigue en su diario: El interior nada digno de mención, ya que es extraordinariamente oscuro….





“Nada digno de mención”. Ni se enteró, de los tesoros más importantes


Al estar ausente el tesorero, no pudimos ver el Tesoro, pero encontramos un fraile que nos mostró el relicario, que está en una capilla en la que yace el cuerpo de Santiago bajo el altar.
Hay muchas cosa valiosas, la cabeza de Santiago Alfeo, en caja de oro. En una cruz de oro, una pieza de la cruz de nuestro señor; una de las espinas de la corona de nuestro Señor; una gota de leche de la bendita Virgen María; Una pieza del abrigo de Nuestro Señor y la túnica de la Virgen María…..Había acabados de pintura para adornar el andamiaje donde exibían los fuegos artificiales el 25 de julio, que es el día de Santiago.



El martes 18, partieron de Santiago


para Ponte Vedra (sic) donde llegaron esa misma noche.


  Pontevedra

El día 19 el posadero pontevedrés, les indicó que el mejor camino más expedito para ir a Caminia (Caminha) es por mar a Vigo, y de allí a “Caminia”. Mandaron las mulas y los caballos por tierra y reunirse al mediodía en Vigo. 



En esta población, cenaron e hicieron noche en la casa del Arcediano. Se enteraron que desde aquí no había medios para ir en barco hasta Caminha. Prosiguieron el camino por tierra hacia Tui, 5 leguas, parte de la cuales, el amigo Bruce, los hizo a pie, por caerle una herradura a su caballo.

 Vigo. Berbés.




 Tui, gravado de J.C. Stadler, en plancha de cobre, año 1818.



 Tui, gravado anterior a 1885

Llegamos a Tuy el jueves por la tarde, donde pasamos la peor noche que pasamos en España. Nada pude igualar la suciedad y el hedor de esta casa. De no haber conseguido dulces de las monjas, no habríamos ido a la cama sin cenar. Por tanto quiero aconsejar a todo aquel que haga esta misma ruta, que no siga el consejo del posadero de Ponte Vedra, que vaya directamente a Tuy, sin ir a Vigo, sino tuviese tiempo de ir río abajo hasta Caminia, pasar por todos los medios a Valentia (Valença), la frontera portuguesa del otro lado, donde lo alojarán mucho mejor que en Tuy.
Tuy es la ciudad fronteriza de la de España, está pobremente fortificada y la fortificación en mal estado. Como sienten aprensión acerca de sus vecinos, se cuidan poco de ellos. El río Miño corre justo por debajo de la ciudad y es barrera entre España y Portugal. No llega a 100 yardas  (90 m.)de anchura. ?




Al otro lado está Valentia, la frontera portuguesa, una bella y regular fortificación del Mariscal Vauban, conservada en muy buen orden.



Ahora nos despedimos de Galicia, uno de los países más desagradables que vi jamás en todos los sentidos. La faz entera del país es repelente. Nada que ver, salvo rocas yermas y cadenas montañosas sin un solo árbol entre ellas, en su mayor parte no cubiertas ni siquiera de brezo y helecho, y en sus mejores partes cubiertas solo eso. Las posadas son establos o pocilgas comparadas con las peores que vi en Inglaterra y los habitantes, indigentes y miserables hasta un punto difícil de imaginar, esclavos de todas las demás provincias de España y Portugal. En el último de estos reinos se calcula que hay 20.000 gallegos empleados en todos los servicios serviles que no pueden hacer las bestias. En Galicia se hacen vinos que son apreciados en el país, pero que aún no han sido pedidos en Inglaterra. Hay Ribadavia y de Amande y una vez probados los dos, el segundo es mejor, pero incluso este no tiene ningún mérito. Por todas partes en estas provincias el agua y el pescado son buenos, especialmente un pez llamado sardina, que es muy apreciado.




Viernes 21 de Julio, por la mañana. Embarcamos en Tuy para Caminia, tras muchas molestias y abusos en la Aduana, algo con lo que siempre uno se tropieza en cada ciudad de España. Llegamos por la tarde a Caminia, el lado de Portugal de la desembocadura..





WILLIAN DALRYMPLE







Militar, escocés, nacido en 1736. Llegó a Coruña vía marítima desde Inglaterra, nos visitó en Tui en 1774.


Sigue, la ruta de Bruce, aunque este se fija más en lo concerniente a lo militar. Pasa  por Santiago, Padrón y “ Caldes de Reyes”,

 Caldas de Reyes, puente sobre el río Umia


Pasamos por un país viajando por una carretera muy mala flanqueada de montes y montañas. Gran cantidad de maíz, con el que la gente no sólo alimenta al ganado, sino que lo usa para hacer el pan. Al pasar un puente de piedra llegamos a Ponte Vedra.



Ciudad grande donde hallamos una posada miserable.



En Vigo la gente era más sucia que en Santiago. Los caminos están atestado de santos y altarcitos y encontramos mendigos más que en ninguna parte. Tiene un puerto excelente


De Vigo a Tui.
Seguimos una carretera bien mala que subía por la montaña, llegamos a la orilla del Miño, pasando algunos maizales y viñedos y llegamos a Tuy, cinco leguas en cinco horas. Esta ciudad, que es una fortaleza,está situada en un terreno en pendiente, amenazando a Valença, al otro lado del río, en Portugal, que también está situada en altura. Un batallón del regimiento Toledo, está acuartelado aquí.. No me detuve sino lo preciso para hacer registrar mi dinero en la Aduana.


Cruzamos el Miño que no tiene más que una milla de ancho ( más de 1 km.)  de ancho y nos alojamos en un estallagen miserable en Valença….



 Valença por el este.


Después prosiguió su viaje por Portugal.



Como veis,  Galicia y los gallegos en aquella época, salen mal parados en la crónicas de estos “ilustres” viajeros hijos de la Gran Bretaña. Pero gracias al esfuerzo de aquellos paisanos, sus hijos y los hijos de sus hijos, hasta nuestros días, fuimos construyendo un país mejor y lo seguiremos haciendo, ya que a un gallego la ley de Murphy, no le afecta, estamos inmunizados: Si la cosa va mal, un gallego la tiende a ir a mejor. Este es legado genético de nuestros ancestros.



 Dende  as terras do interior ate o mar

 Galicia é fermosa



1 comentario:

Bricd dijo...

Sí, aunque viendo la última fotografía pongo en duda esa frase:
Pero gracias al esfuerzo de aquellos paisanos, sus hijos y los hijos de sus hijos, hasta nuestros días, fuimos construyendo un país mejor y lo seguiremos haciendo...
Y añado que a costa del paisaje, y del paisanaje, no se crea un lugar mejor